viernes, 5 de febrero de 2016

Freiduría de Gallinejas Embajadores

Freiduría de Gallinejas y Entresijos está en la calle Embajadores, 84, muy cerca de la glorieta del mismo nombre.


Un poco de historia

En 1955, con 12 años, Gabino Domingo Andrés dejó su pueblo, Membrillera, para venirse a Madrid a ayudar en la tienda de su tía. Al principio era un mero observador que aprendía el oficio. A los 14 años empezó a trabajar. Heredó el negocio y actualmente, con 73 años, sigue al frente de él. Presumen de que Santiago Carrillo y Paco Camino fueron clientes habituales.


Populares en los barrios de Lavapiés, Tetuán y Vallecas hasta hace pocos años, los establecimientos de gallinejas han ido desapareciendo, en parte por la subida del precio de la materia prima y en parte por el cambio de costumbres.

Comidas y bebidas

Para beber: 2 botellines de Mahou
Raciones: 8 entresijos y un zarajo, pan
Total: 14,79 euros

 

Otras raciones: Gallinejas, mollejas blancas, botones, chorrillas, tiras, chicharrones, canutos, patatas picantes, ensalada...




Opinión

Mi ignorancia sobre las gallinejas era infinita, siempre había pensado, como otros muchos, que su origen eran las tripas de gallina. Sacada de mi error: las gallinejas son trozos de entresijo e intestino de cordero lechal fritas en su propia grasa y aficionada desde pequeña a los zarajos, me he atrevido a cruzar las puertas de un establecimiento por el que he pasado un millón de veces.


He disfrutado de unos entresijos y un zarajo, muy bien frititos, crujientes, deliciosos. Del ambiente popular del local, la edad media de los clientes era bastante alta. Y del trato amable de los camareros y el dueño que amenazaba con risas con cobrarme por hacer fotos.



Establecimiento: Amplio, con varios salones con mesitas con manteles a cuadros. Paredes decoradas con fotos del Madrid antiguo y bonitos zócalos de azulejo.



Horarios: Lunes a sábado: De 11:00 a 23:00 horas. Domingos: De 12:00 a 22:30 horas.

Teléfono: 91 517 59 33

Página web: www.gallinejasembajadores.com

5 comentarios:

  1. Tan cercana y frecuentada... de puertas afuera. Debido sobre todo a la prevención o leyenda urbana de que las gallinejas era algo poco menos que desagradable y alimento de postguerra... si no había otra cosa que echarse a la boca.
    Me deja tu reseña con ganas de probar esas tripas crujientes y apetitosas.
    Mi ignorancia llegaba hasta mi olfato, advertida de que el olor que despedían estos lugares se aproximaba a lo desagradable.
    Una vez mas compruebo lo atrdvida que es la ignorancia.
    Estéticamente me gusta como todo lo que me resulta campechano y con personalidad. Sin se añade el buen trato es ya el novamás.
    Creo haber leído en una placa exterior que es el único establecimiento de gallinejas. Algo así. O lo he soñado.

    Información amen y útil. Gracias Silver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Boga, creo que la placa que has soñado reza "Esta casa no tiene sucursales". Todavía quedan algunos establecimientos más, pocos. He podido leer en algún sitio que efectivamente en algún momento las gallinejas fueron de gallinejas por la carestía del momento. Y el olor, supongo que de sebo de cordero, es mucho peor que el sabor, te lo aseguro, te animo a que las pruebes.

      Eliminar
  2. Llevo ya bastante tiempo siguiendo tu blog, y ya es casualidad, el viernes estuve comiendo unos entresijos en Embajadores con mi mujer y estando solos en uno de los salones, alguien entro haciendo fotos, supongo que serías tu, aunque si te digo la verdad lo de Alice Silver me sonaba a "chavalita despampanante". Bueno, bromas aparte, somos clientes del local, no muy asiduos por aquello de guardar la línea, pero si que vamos casi todos los meses. Sin duda te ha de gustar la "casquería", si no es así no vayas; sin que se entere nadie, el dueño en muchas ocasiones es un tanto "seco". Por lo demás todo perfecto. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis, no creo que fuera yo la persona que viste, estuve un domingo por la mañana haciendo las fotos. El nombre de Alice Silver me lo puse cuando creé mi otro blog, de novela policíaca, en este contexto la verdad es que no tiene mucho sentido pero me pareció coherente mantener la misma identidad. En cuanto a la casquería, supongo que mucha gente ni siquiera sabrá si le gusta porque no se habrá animado a probarla... Saludos

      Eliminar
    2. Alice, evidentemente, no eras tú, pues no era el día y además era un hombre el que hacía las fotos. Aunque te sigo en este blog desde hace tiempo, no conocía ni le daba importancia a tú "género", me interesa y me gusta lo que escribes, ya que me interesa Madrid y sus "tascas". Sigue en ello y enhorabuena. Saludos

      Eliminar