viernes, 30 de diciembre de 2016

Tablao Villa-Rosa

El Tablao Villa-Rosa está en la plaza Santa Ana, 15, en Madrid.



Un poco de historia

Villa-Rosa se abrió en 1911, en un lugar donde antes había un molino de chocolate en lo que entonces se denominaba Plaza del Príncipe, 17. Sus primeros dueños fueron los picadores Antonio López "Farfán" y Manuel Cárdenas "Céntimo" junto con el banderillero Alvaradito que lo convirtieron en el "Gran Colmado Villa Rosa Estilo Andalucía".

En 1916 el local tenía dos ambientes, comunicados por el interior, una zona para el chateo y cañeo, a la que se entraba por la plaza y la freiduría a la que se entraba por el callejón de Álvarez Gato. Recibían el pescado directamente de La Coruña, Sanlucar, Alicante y Málaga: salmonetes, boquerones. El menudo andaluz, embutidos y jamón se contaban entre sus especialidades y para beber Manzanilla de las Bodegas Argüeso de Sanlucar. Toros y toreros, nº 37. Madrid. 14-11-1916.

Gran Colmado Villa-Rosa en 1916

En 1918 se traspasó al valenciano Rafael Moreno Colomina o Rafael Marcos Colombí (según otras versiones), que lo convirtió en un "Gran restaurant" donde sirve menús de 2,5 y 3 pesetas.

Heraldo de Madrid
7 de enero 1920




















Inspirado en la Alhambra de Granada cubre sus paredes de zócalos de azulejos policromados y ventanas de estilo arábigo andaluz. Crea gabinetes independientes. De esa época data también el hermoso mostrador de madera.



En 1921 el local pasó a manos de dos camareros del cercano bar Viña P; Antonio Torres y Tomás Pajares. Más tarde se separan y es último se queda a cargo del negocio. Un artículo de la época menciona el nombre de sus salones reservados: Salón Luis XVI, Comedor Estilo Moro, Cuarto Antigua Española, Cuarto Sevilla. También añaden unas bodegas subterráneas en la planta inferior a las que se accede a unos nuevos salones con nombres de estaciones de metro:

La Acción - Madrid. 21/12/1921

Tomás Pajares contrata al cantador Antonio Chacón y al guitarrista Ramón Montoya, que en aquellos momentos actuaban en Los Gabrieles. Sus seguidores, entre los que se encontraban conocidos aristócratas y "señoritos" le siguen y el Villa-Rosa se convierte en el templo del flamenco en Madrid.


El escritor Arturo Barea cuenta en "La forja de un rebelde" de 1941, que frecuentaba el Villa Rosa en 1924, lo describe así "Villa Rosa tenía un patio con techo de cristal, imitando un patio andaluz, lleno de tiestos con flores, paredes cubiertas de azulejos e imitadas ventanas moriscas decoradas con escayola". Allí cuenta que coincidió con "Don Miguelito", Miguel Primo de Rivera. Otras fuentes mencionan que el militar se encontraba allí con su amante La Caoba.

En 1927 Pajares incorpora toda una innovación para la época, un lavavajillas automático.

ABC 8-1-1927

La fachada exterior es de 1927-1928, obra Alfonso Romero Mesa.


Chacón fallece en 1929 y en noviembre de 1929 cierra el Villa Rosa para volver a abrir en abril de 1930.

Heraldo de Madrid. Noviembre 1929.

En diciembre de 1933 estalla un petardo en una de las ventanas y otro en el Café María Cristina.

Ocupan el lugar de Chacón otros cantaores, guitarristas y bailaores: Fernanda de Utrera, Juanito Valderrama (en 1940), Lola Flores (en 1949), Pericón de Cádiz (en 1952), Imperio Argentina, Juan Varea, Miguel de Molina, Antonio Mairena, Antonio Arenas, José Antonio Díaz Fernández "Chaquetón", Pepe Marchena...

En los años 40 Tomás Pajares amplió su negocio adquiriendo la villa de Zacarías Holms situada en Ciudad Lineal, en lo que era la carretera de Hortaleza, hoy Lopez de Hoyos, creando el Parque Jardín Villa Rosa. Sala de fiestas con jardín con piscina, que abría en verano y donde había espectáculos más del gusto de la época: equilibristas, orquestas, flamencos, tanguistas: "Josefina" Baker, Conchita Bautista, Ana María, Diana Dors, ... Estuvo abierto entre 1942 y 1960. En 1986 fue rehabilitado y ahora es la Junta Municipal de Hortaleza.

Tomás Pajares fallece en mayo de 1956.

En 1963 cierra sus puertas lo que había sido considerado "la capilla Sixtina del arte flamenco".

Un año después volvió a abrir y continuó hasta los últimos años 70, pero sin su antiguo esplendor.

En 1991 funciona como sala de fiestas propiedad de Marcelo Calvo, ese año Pedro Almodóvar graba la famosa escena de "Tacones Lejanos" protagonizada por Miguel Bosé.


Entre 2002 y 2009 continúa funcionando como sala de fiestas y en 2011 vuelve a sus orígenes como tablao flamenco.

En 2016 es una de las localizaciones de "Ocho apellidos catalanes".



Comidas y bebidas

Para beber: Dos dobles de cerveza San Miguel y un vermouth Yzaguirre.
Tapas: Kikos
Total: 8 euros



Otras raciones: Ibéricos, queso curado, croquetas huevos rotos, gambas a la plancha, fritura...

Opinión

Un lugar precioso y lleno de historia que merece la pena visitar.

Establecimiento:

Grande, en la entrada hay una zona de barra con banquetas altas.


Tiene con un salón principal donde se encuentra el escenario y las mesas para cenar.



Los azulejos interiores, con temática flamenca y taurina, son de 1987 obra de Julián Santacruz y Alfredo Ruiz de Luna.




Los azulejos exteriores, que representan distintos paisajes de Andalucía y Madrid, son de 1928, obra de Alfonso Romero Mesa, maravillo creador cerámico, autor también de los murales de Bodega de La Ardosa de Santa Engracia y de los de Bodegas Rosell. Están basados en bocetos de Juan Ruiz de Luna.



Horarios: A partir de las 20:30 horas

Teléfono: 91 521 36 89

Página web: www.tablaoflamencovillarosa.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario