viernes, 19 de febrero de 2016

Casa Mingo

Casa Mingo está en el Paseo de la Florida, 34, al lado de la Ermita de San Antonio de la Florida y no lejos de la Estación de Príncipe Pío.

 

Un poco de historia

Casa Mingo fue creada por Domingo García González en 1888 en un antiguo almacén ferroviario. Pronto se convirtió en lugar de reunión de los asturianos que trabajaban en el tren y no se resignaban a perder su llagar (fábrica de sidra). Cuenta M.R. Giménez que tuvo una sucursal en Echegaray, 37, abierta a principios del siglo XX y cerrada en los años 70.



Casa Mingo aparece en la películas Los tramposos de 1959, ¿Qué hacemos con los hijos? de 1967, El día de la Bestia de 1995 y es mencionada en Asesinato en el Comité Central, 1981 de Vázquez Montalbán entre los establecimientos que Carvalho visita en sus andanzas por Madrid.


Comidas y bebidas

Para beber: 3 cañas de sidra "La avilesina"
Tapa gratis: canapés de cabrales y chorizo
Raciones: empanada
Total: 6,85 euros

 

 

Otras raciones: Pollo asado, chorizo a la sidra, callos, asadillo y ventresca, ensalada y postres.



Opinión

Casa Mingo es un sitio imprescindible para residentes y visitantes. La belleza del edificio industrial, el ambiente popular de sus salones, sus pollos recién hechos, la frescura de su sidra, achampañada  (que traen en barricas desde Villaviciosa, Asturias y envasan en el propio establecimiento) o natural... El servicio es atento y rápido.

 

Establecimiento: Amplio, con barra, salón inferior y salón en la planta superior y terraza en verano. Adornan sus paredes botellas de sidra, barricas y fotos del Madrid antiguo.

 

Horarios: Lunes a domingo: De 11:00 a 24:00 horas.

Teléfono: 91 547 79 18

Página web: www.casamingo.es

9 comentarios:

  1. Uno de los lugares mas ligados al pasado propio. Debo reconocer que me gustaba mas a la antigúa, sunque es normal que las exigencias mas saludables traigan consigo las bandejas envasadas.
    No hace tanto, quizás 2 años, que la visite. Y como si de un mantra se tratara el olor de la madera el tipo de local almacén... todo me llevaba a esconderme en el recuerdo.
    El queso... bueno el queso es para poder emocionarte sin sentir vergüenza por alguna lágrima rebelde.
    Y el rio: Tan cerca. Todo tan cerca y tan lejos.
    Me gusta, Alice

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Boga, para mi es un sitio más ligado al presente que al pasado, es de esos lugares que por la lejanía de mi barrio conocí más tarde que pronto. Tomo nota del queso para mi próxima visita.

      Eliminar
  2. Local emblemático, del que concuerdo con Boga Vente tenía un brillo más especial en los años 60 y 70. Ahora quizás está más acomodado, sin querer quizás perdiendo parte de su encanto ferrovial y periférico, de un Madrid de entonces que casaba mejor con su ambiente de tipos y arquitectura.
    Muy merecida entrada.
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al no haberlo conocido antes no puedo comparar, pero en Casa Mingo sí que he encontrado ese algo que busco para incluir un sitio en este blog que es a parte de una oferta gastronómica consistente, la capacidad de adaptarse a los tiempos sin perder el encanto de la tradición.

      Eliminar
  3. Pues,era salir de la estacion y darnos un desayunazo ahi,con lo que suponia salida nocturna en tren dejando atràs contaminacion y apearnos con "aires de la,sierra"...una gozada que repeti hace años,entre los ocres del Manzanares y las gafas de Goya,con Mingo de marmitòn.Muchas gsnas de volver.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que la entrada se va poblando de comentarios nostálgicos, me alegra que por una vez la nostalgia y el presente puedan convivir sin el suspiro por los sitios desaparecidos.

      Eliminar
  4. Tardé mucho en ir, pero un día me lo propuse y disfruté de una velada maravillosa con una botella de sidra. Un sitio con historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es uno de los imprescindibles, el esfuerzo siempre merece la pena si la recompensa es una botella de sidra :)

      Eliminar
  5. Emblemático Casa Mingo.
    Recomiendo su asadillo de ventresca de categoría casi insuperable.
    La tortilla de patatas solo por las tardes, y el chorizo a la sidra.
    Buena zona para pasear y fresquita en verano.

    ResponderEliminar