viernes, 6 de marzo de 2015

Viva Madrid

Viva Madrid está en la calle Manuel Fernández y González, 7 de Madrid, cerca de la Plaza Sta. Ana.


Un poco de historia

Viva Madrid se fundó en 1856 como taberna. Fue la Casa de Guadalajara. Bar de copas durante los 80. Remodelado en 2011 por el Grupo Tartufo, desde 2014 pertenece a Emilio Gonzalez y Marisa Iglesias que han dado un nuevo aire a un local un poco abandonado en los últimos años.



Comidas y bebidas

Para beber: 2 cañas de Mahou y 2 vermouth Martini de grifo
Tapas gratis: plato de chorizo con cebolla
Total: 12 euros



Otras raciones: Calamares a la romana, croquetas de cocido, bacalao o jamón ibérico...



Opinión

Preciosa taberna. La última vez que estuve, en enero 2013, me pareció un tanto dejada desde el punto de vista del servicio. Ahora está mucho más bonita, manteniendo la decoración original han elegido sillas y mesas más a tono con los tiempos actuales. Sólo les pondría una pega, que el vermouth sea Martini.



Establecimiento: Grande. Tiene una barra con banquetas, un salón en el piso superior y mesas en la terraza. Su fachada está adornada por cerámica de la sucursal de la Casa Mensaque de Sevilla en Madrid, autores también del Salón de Peluquería de la Calle Ave María de Lavapiés y una Pescadería en Torrecilla del Leal, 6. Tiene un precioso techo artesonado con harpías y la barra de estaño y madera.




Horarios: De 12:00 a 02:00 horas. No cierra ningún día.

Teléfono: 91 420 35 96

Página web: www.restaurantevivamadrid.com

12 comentarios:

  1. ¡Que preciosidad de taberna. La conocí, pero ha llovido mucho desde entonces; cuando formaba parte de mi barrio.

    Su fachada me enamora y el interior actual es una maravilla.
    Me dan ganas de pasar aunque solo sea para hacer turismo mientras saboreo los calamares a la romana.
    No me preocupa el vermut, soy más de cerveza.
    .
    Viendo la terraza me invaden dos emociones encontradas: Por un lado ganas de disfrutarla en verano, mientras le doy gusto al paladar.

    Por otro, recuerdo lo que pensaba cuando mi hábitat estaba a la vuelta casi de la esquina: "Que barrio tan genial para disfrutarlo y que infernal para vivir".
    Ahora no sé como se llevarán las acústicas externas con los vecinos.
    .
    Me ha gustado el reportaje y que no se dejen morir lugares como Viva Madrid

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente es bonita Boga... El barrio cada vez me gusta más. Ha cambiado bastante en los últimos años: la peatonalización de las calles, el Mercado de las Ranas que realizan a principio de cada mes, donde los dueños de algunas tiendas, sacan sus mesas a las calles y el Mercado de Antón Martín, donde se entremezclan los puestos típicos con otros de comida italiana, algas, verduras originales... y algunos restaurantes.

      Eliminar
  2. Estuve comiendo allí hará poco menos de una año y me gustó. Previamente nos tomamos unas cañitas en la barra para calentar. Una gran taberna que, afortunadamente, ha sabido modernizarse manteniendo el toque antiguo. Ojala dure muchos años.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente creo que ese es el secreto: saber modernizarse sin perder la esencia. Yo también lo espero Javier.

      Eliminar
  3. Nunca he entrado. Y eso que está a la vuelta del entrañable Teatro Español, frente a la puerta de salida de artistas. Es un callejón maravilloso. Me da la sensación de que es el típico lugar para extranjeros que atienden mal y caro. Por eso me da pereza, pero ahora con tus comentarios, puede que le dé una oportunidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pasó a mi en 2013, entré y estaba lleno de "guiris" como de excursión organizada y no me gustó... Pero ahora tiene otra pinta. En la calle también destacaría El Lacón, con sus maravillosas tapas de cazuelita y a tiro de piedra La Venencia, Casa Alberto...

      Eliminar
  4. detectives salvajes8 de marzo de 2015, 22:02

    Contrastado. Añadiremos que en el altillo tiene un estupendo espejo donde sacarnos fotos de grupo...

    ResponderEliminar
  5. Preciosa taberna centenaria y comida excelente y abunadnte. El personal amable y castizo como el lugar. Tiene una preciosa barra de estaño de las que ya no quedan en Madrid. Es una parada obligada en el Barrio Las letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi lo que más me gustan son los azulejos de la entrada, la barra la tienen recubierta con un cristal y me da pena, me gustan las que están a la vista como la de La Carmencita o las que mantienen su uso original como las de Casa Dani o Casa Camacho...

      Eliminar
  6. Ahí va mi comentario sobre el Viva Madrid. Lo conocí hace mucho, en los 80s, era un bar de copas genial, la onda de la movida y que yo en ese momento era muy joven. Luego dejé de ir durante años hasta que en el 2003 empecé ota vez a ir con Ron, un amigo americano. Otra vez un gran descubrimiento. Su especialidad era el "clericó" o sea sangría de vino blanco. Luego la onda era genial, camareros/as muy guapos y jóvenes, música muy cool. Otra vez grandes recuerdos. Luego dejé de ir otra vez. Vi que estuvo cerrado casi un año y medio hasta la reforma de 2011. Horrible en aquel momento. Era un restaurante medio cario para turistas (guiris) y los camareros extranjeros (inmigrantes) no molaban nada. Bajonazo. Ahora veo que tiene nuevos propietarios, voy a darle el beneficio de la duda y pasar a tomarme un aperitivo algún día. Pero de todas formas, siempre influencian mucho los recuerdos de la juventud. Con el Viva Madrid me pasa como con el Vía Láctea, me acuerdo de los 80s...aaaah la juventud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Yamandú, nostálgico total :)

      Yo estuve una vez a principios del 2000, como bar de copas me pareció uno más, me gusta que haya recuperado el uso para el que se creó... También tuve la sensación de que era un sitio para guiris hace unos años, no tanto por los camareros inmigrantes, algunos son muy profesionales, aunque reconozco que a veces también denota que el dueño no está dispuesto a pagar un sueldo adecuado, si no por la falta de profesionalidad, los altos precios y la baja calidad de las raciones. La última vez que estuve me gustó sin encantarme, espero que siga por el buen camino.

      Eliminar