viernes, 14 de noviembre de 2014

Cervecería Alemana

La Cervecería Alemana está en la Plaza Santa Ana, 6.

 
Un poco de historia

La cervecería Alemana fue fundada en 1904 por un grupo de empresarios alemanes en lo que antes era el número 7 de la Plaza Santa Ana. Ofrecía bocadillos de pasta de salmón, langostinos, anchoas y sardinas acompañados de cerveza El Águila y bocadillos de faisán, corzo, liebre, foie-gras, anchoas, jamón, salchichas de Frankfurt y choukrout.



En 1924, Ramón González Peláez, un asturiano que emigró a Madrid y trabajó en distintos establecimientos del Paseo de La Florida, se hizo cargo del negocio.


Más tarde tomarían las riendas sus hijos Pepe, Conchita y Ramón y luego sus nietos hasta nuestros días.
 
El local fue frecuentado por literatos, gentes del teatro y del mundo taurino. Hemingway, Ava Gardner y Luis Miguel Dominguín fueron asiduos visitantes.
 
Comidas y bebidas

Para beber: Un doble de Amstel y uno de Paulaner
Tapa gratis: canapés de chorizo y aceitunas
Raciones pagadas: 1/2 de mejillones al vapor
Total: 10 euros


Otras raciones: Gambas cocinas, almejas a la marinera, pulpo a la vinagreta, bacalao o sardina rebozados, salchichas bockwurst o bratwurst...
 
A parte de Amstel y Paulaner de barril, tienen una carta variada de cervezas embotelladas: Urquell, Murphy's, Leffe...
 
  
Opinión

Un establecimiento que ha sabido mantener la tradición. Al atravesar la puerto pareces viajar a otra época. Lo recordaba de mi época de estudiante (hace ya muchos años) como un sitio un tanto rancio, pero en esta ocasión me han sorprendido el trato amable, el ambiente cordial, la tapita y los precios adecuados.



Establecimiento: Preciosa portada de madera. Local grande, con barra y un salón con mesas de madera y marmol. Terraza en la plaza.

 
 
Horarios: De domingo a jueves: de 11:00 a 00:00 horas. Viernes, sábados y vísperas de festivo: De 11:00 a 00:20 horas. Martes cerrado.

Teléfono: 91 429 70 33

Página web: www.cerveceriaalemana.com

6 comentarios:

  1. Una de mis asiduas en horas tranquilas.En los cincuenta hubo quien abrió una con parecida estampa en la calle de un teatro de mi pueblo.Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un sitio muy bonito por el que parece no haber pasado el tiempo... no me extraña que lo imiten.

      Eliminar
  2. Me encanta esta cervecería. Cuando voy por Madrid siempre procuro acercarme.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser difícil elegir entre tantos sitios Ambar :)

      Eliminar
  3. Me chifla sentarme en sus mesas y pedir una de croquetas o de albóndigas. Es un local con solera en una plaza estupenda. Un rincón maravilloso de Madrid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tendré que probar las croquetas y las albóndigas, aunque lo que realmente me hubiera gustado es comer alguno de los platos del menú original como el bocadillo de faisán :).

      Eliminar