viernes, 17 de octubre de 2014

Vinos el 2

Vinos el 2 está en la Calle Sagasta, 2 cerca de la Glorieta de Bilbao.

 
Un poco de historia

El 2 de Sagasta fue fundado en 1880 por Pedro López Arias, natural de Lugo. Los dueños actuales son Araceli, biznieta del fundador y su marido Alfonso. Más información en el blog de Carlos Osorio.


 
Comidas y bebidas

Para beber: un botellín de Amstel (el grifo estaba estropeado) y vermouth de grifo
Tapa gratis: canapé de queso cabrales y banderilla
Total: 3,6 euros


 
Otras raciones: Canapés de sobrasada, salchichón, chorizo... variantes y conservas.
 
 
 
Opinión

Trato amable y precios económicos, te dan a elegir el pincho que quieres. Si vas con amigos puedes compartir una frasca de Valdepeñas o de vermouth con un toque de canela.

Establecimiento: Mediano, con barra, algunas mesitas y un salón interior con mesas.

 
Horarios: De 12:00 a 16:00 horas y de 20:00 a 00:00 horas. Cerrado domingos.

Teléfono: 91 532 21 43

7 comentarios:

  1. Esta taberna me la recomendó un visitante anónimo el 25 de noviembre de 2013 en el apartado Tus tabernas favoritas:

    Puestos a mirar tabernas antiguas ....¿ has estado en la cale Sagasta , 2 ? lleva abierta con la misma familia 138 años .... Araceli licenciada en arte y su marido Alfonso antiguo propietario de una marca de té son los herederos , un estupendo vino dulce , vermut antiguo ... pasa a verla .

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. No hablé con ellos pero ambos me parecieron muy agradables y atentos.

      Eliminar
  3. Es un viaje en el tiempo y en el espacio, una experiencia sociológica y emocional, una visita a la calma y a la alegría de vivir y de conversar, un sitio mágico y auténtico, creado con el corazón y con la tolerancia. Araceli y Alfonso son personas entrañables que parecen recién salidos de una zarzuela o de una comedia de Jacinto Benavente, ponen entusiasmo y amor en cada uno de sus actos: desde escucharte hasta explicarte cómo fabrican en secreto ese vermut delicioso. La gracia con la que ella pasa por debajo de la barra para darte un beso o el cariño con el que explica su caja registradora antigua te llegan al alma. Un negocio milagroso en medio de la vorágine futurista que debería ser declarado patrimonio pequeño de la humanidad. La tapa de cabrales, una delicia. La decoración de las paredes, un museo. El típico sitio que cuando ellos se jubilen desaparecerá, porque es una taberna ya no de otra época, sino de otra actitud, de otra manara de ver el mundo: la de la cercanía y la humildad. ¡Gracias por incluirla, Alice Silver!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso comentario El Deme, gracias a ti por hacerlo en esta entrada.

      Eliminar
  4. Nos encanta este sitio, lo visitamos y recomendamos a todos los que buscan lo auténtico.

    ResponderEliminar