viernes, 31 de octubre de 2014

Taberna de Corps

La Taberna de Corps está en la Plaza Guardias de Corps, 1, esquina con la calle Limón, cerca del Cuartel de Conde Duque.


Un poco de historia

La Taberna de Corps fue abierta en 1998. Sus dueños son Miguel García Domínguez y Mariano Polo, propietarios también de la Taberna de Abajo en la calle Limón, 16.

 
Comidas y bebidas

Para beber: 2 dobles de Mahou
Tapa gratis: patatas fritas
Raciones pagadas: 2 gildas, bacalao a la naranja, roastbeef.
Total: 25,5 euros





Otras raciones: Pastel de cabracho, pastel de carne, bonito escabechado, habas con jamón, caldereta de cordero, tomate y ventresca, mojama aliñada... Canapés de gulas, gambas, revuelto de calabacín con morcilla, pimientos asados con anchoa.
 
Opinión

Buena calidad en las raciones y precios muy adecuados. El roastbeef, adornado con humus, estaba en su punto y el bacalao, con cebolla morada, lechuga y naranja también estaba muy rico. La terraza es muy agradable y el trato del camarero amable.

Establecimiento: Pequeño, con barra y una mesita. Terraza en el exterior.

 
Horarios: De 11:15 a 00:30 horas.

Teléfono: 91 547 53 27

5 comentarios:

  1. Esta taberna me la recomendó Javier de Gregorio el 17 de septiembre de 2014 en el apartado Tus tabernas favoritas:

    Recomiendo la taberna de La Guardia de Corps situada justo en la misma plaza, casi enfrente a la entrada principal del Cuartel de Conde Duque. Sus dueños, Miguel y Mariano, además de ser compañeros del colegio, llevan muchísimos años en el negocio y saben muy bien lo que se traen entre manos. Excelentes tapas y cañas tiradas al estilo del "Cangrejero". Propietarios también de la taberna de Abajo, en la calle del Limón, aquí especializados en marisco, casi siempre procedente de Huelva, de excelente calidad. En esta última taberna se dice que hubo, a principios del siglo XX, una "casa de inquilinos" y allí vivió un tipógrafo de la imprenta que los Baroja tenían en la no muy lejana calle de Mendizabal. En su día, y con algún vino de más, me lleve una reliquia del local, un ladrillo que se suponía perteneció a la antigua "casa de inquilinos". Si vas por allí, que las disfrutes.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
  2. Gracias Alice por la referencia y celebro mucho que te haya gustado la taberna. Se unen una serie de factores para hacer de este lugar recomendable. La calidad propia de la materia prima, caldos y viandas, además de la simpatía de los propietarios y camareros (Manolo y Luis), y el entorno urbano, un tanto alejado del mundanal ruido, como recogido en una especie de oasis.
    Saludos,
    JdG
    Nota: te animo a cerrar el círculo visitando la Taberna de Abajo, la de la calle Limón, propiedad de los mismos Miguel y Mariano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Javier por la recomendación. Cerraré el círculo, seguro.

      Eliminar
  3. ¿La gilda es la banderilla de guindillas?. Supongo que es una cosa muy madrileña, nunca lo había oído. Pongo a la taberna de Corps en la lista, a tiro de piedra del Conde Duque, en esa plazoleta que le encanta a Almudena Grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la Gilda es la banderilla, de anchoa, aceituna y guindilla, pero su origen no es madrileño, es típica de San Sebastián, se creó en 1946 en Casa Vallés y se le puso ese nombre por la película de Rita Hayworth. En septiembre estuve en Donostia y las pedíamos siempre de aperitivo.

      http://historiasdelagastronomia.blogspot.com.es/2008/05/la-gilda-pintxo-y-no-rita-hayworth-naci.html

      Eliminar